Instagram

JUVENIL DIVISIÓN DE HONOR

Calendario DHJ 2018/2019
DHJ.G4.Calendario.pdf
Documento Adobe Acrobat [301.7 KB]

Jor 10ª. Patatas Gómez Sala 2012 2 - Tauste 3

Nueva derrota con marcador ajustado y con sensaciones muy encontradas. De nuevo, una semana más nuestro rival sólo nos superó en lo importante a efectos clasificatorios: el marcador.

 

A priori, por las estadísticas, el partido apuntaba a un duelo igualado tal y como fue en el marcador, si bien en el juego y las oportunidades los locales estuvieron un punto por encima. Comenzaba bien el grupo con el balón, buenos apoyos, líneas de pase fáciles, y sobre todo, con pocas pérdidas ante una buena presión inicial visitante. No puedo decir lo mismo en defensa, donde noté al equipo algo falto de ritmo así como notablemente lento a la hora de colocarse en las salidas de presión marcadas por Javi y en las acciones de estrategia, a pesar de que Tauste no creaba peligro.

 

No hay nada peor en este deporte que ver a cuatro jugadores señalando un espacio o posición que hay que ocupar, y que ninguno sea capaz de ocuparlo. A pesar de esa apatía parcial, el equipo generó llegadas más que interesantes que confirmaron lo que nos habían dicho del rival: tenían un buen portero bajo palos. Ni Les, ni Lito, ni Javi, ni Pablo acertaban con llegadas bastante claras.

 

Tauste retrasaba su defensa ante la buena salida de balón local y poco a poco situaron su defensa un poco más atrás de media pista que ya no variaron durante el encuentro, salvo en ocasiones puntuales. En ataque, algunos fogonazos dirigidos por su capitán. Algún buen balón interior, varios saques de banda, y sobre todo juego directo de su portero al área rival. En sus aperturas en media pista, el rival no nos inquietaba a pesar de que no me gustó puntualmente la actitud de algunos de los nuestros en defensa.

 

Nuestros 10 primeros minutos fueron buenos, pero poco a poco el equipo comenzaba a ser más horizontal y Tauste se volvía algo más peligroso. Tras un robo después de conducción local por la calle central, avisaban. Y en la siguiente acción, a falta de 6 minutos, un balón interior sin destinatario rebota en un local, queda suelto en zona de 10 metros y va a parar a los pies de un jugador visitante que consigue finalizar correctamente ante Javi. Para no variar, empezábamos perdiendo y con regalo al rival. El gol no nos sentó bien, y ya no fuimos capaces de coger aire hasta el inicio del segundo tiempo. El equipo hizo méritos para irse por delante al descanso a pesar de no hacer un buen final del primer tiempo y en cambio, tocaba remontar nuevamente.

 

Descanso y advertimos al grupo que o subimos una marcha y somos más continuos, o el partido se nos escapará. Teníamos que ser más agresivos en la presión y, sobre todo, meter balones profundos y acompañarlos. Abrimos bien el segundo tiempo, quizá con los cuatro jugadores que más ideas mostraron el pasado sábado. De inicio presionamos en campo contrario, y Tauste generó poco o nada. Se limitó a defender en media pista hasta que conseguimos igualar el partido a uno con un buen gol de Lito, tras una acción combinada muy interesante. Buen segundo palo de Les para Lito que hacía el uno a uno de tiro cruzado ante la salida del portero rival.

 

Parecía que la dinámica del partido nos llevaría pronto a darle la vuelta pues todavía quedaba mucho pero en cambio a los 10 segundos de igualar, en un apertura en zona de puntos con la línea de presión de Tauste más avanzada, Javi Sanz no acertaba con una conducción y la bola quedaba franca para un rival en zona de 9 metros ante Diego. Mano a mano y gol. Parecía increíble pero así fue. Si ese gol fue raro, más fue el de nuestro empate. Saque, circulación de balón, y Diego hacía el 2-2 de tiro cruzado tras acompañar una buena paralela. En 30 segundo tres goles. Desde luego, parecía de cachondeo... Para el espectador bonito de ver, para el entrenador, un buen ejercicio de autocontrol ya que para que se den tres goles en 30 segundos los errores tienen que ser notables.

 

Con el empate a dos el partido se serenó y se abrió un poco pero Tauste seguía muy junto y sin arriesgar demasiado. El balón era nuestro, y los acercamientos también. Pero un saque de banda mal defendido se convertía en el 2-3 definitivo. Toda la calle central libre para que el capitán visitante hiciera el 2-3. Quedaban 10 minutos y decidimos esperar un poco antes de ir de cinco  para ver cómo iba el juego de cuatro para cuatro ya que estábamos siendo superiores con el balón y la diferencia era mínima. 

 

Desde el banquillo tenía la sensación de que podíamos empatar pero según transcurrían los minutos, el equipo se frenaba puntualmente, y no demostraba las ganas del inicio del segundo tiempo. Seguramente, el trascurrir del tiempo sin empatar pesó...  A falta de 5 minutos fuimos de cinco, y disfrutamos de tres buenas ocasiones, siendo las más claras un buen tiro de Pablo a 3 metros de la línea de gol despejado por su portero, y un disparo de Diego que quizá podría haber prolongado el balón al segundo palo para un compañero que estaba sólo. Moría el partido en la portería visitante, con un remate de cabeza de Lito que  no acertaba a mandar hacia los tres palos.

 

Pitido final, y tres puntos para Tauste que quizá se llevo demasiado premio del Actur V. En todo caso, les felicitamos y esperamos que el jugador que se lesionó en el primer tiempo esté bien, y que si tiene algo, sea lo menos posible y cuanto antes esté de nuevo en la pista de juego.

 

Tendremos que subir el nivel si queremos sumar de tres en tres. Estamos compitiendo a tres goles, y con un marcador tan corto, no podemos regalar dos goles y medio por partido. Hemos dado la cara en todos los encuentros, sólo nos ha dominado con claridad Sala 10, pero la realidad es que tenemos 5 puntos en nuestro casillero. Así que la conclusión es clara: hay que seguir trabajando, y tenemos que mostrar el trabajo que hacemos durante la semana cada sábado con intensidad, concentración, ilusión y ganas. Sólo así se pueden conseguir cosas. Veremos qué es lo que quiere el equipo en el siguiente partido: Alcorisa, allí, casi nada. 

 

Juancho

Jor 9ª. Ríos Renovables Sala 10 5 - Patatas Gómez Sala 2012 1

No era nuestra liga, pero el grupo mostró una cara interesante durante todo el partido ante un equipo que, sin duda, va a luchar por el título.

 

Partido de mucho ritmo y mucha intensidad durante los 40 minutos. Para los nuestros un ritmo nuevo que nos puede venir bien para futuros partidos si somos capaces de mantenerlo. Sala 10 dominaba desde el principio, con un juego más asentado, y con mucha intención en todas sus acciones. Forga y Javi comandaban el ataque de los locales, bien mediante acciones individuales, bien a través de balones interiores que acompañaban para finalizar tras buenas circulaciones, todo con el acompañamiento de un grupo que mostró un buen nivel general.

 

Nuestros chicos, quizá con algo menos de presencia con el balón, sorprendieron al rival por momentos. Tuvimos capacidad de superar su presión con una efectividad notable, con una buena movilidad, con pocas pérdidas en zonas calientes, y también gracias a buenas conducciones de Javi y Diego, pero nuestras acciones morían a quince metros de la portería rival. Algún tiro lejano, algún disparo peligroso bien interceptado por el portero rival, pero el ritmo no era el habitual, y eso lo notaron nuestros pulmones en cada acción de peligro. Nos faltó aire en los metros decisivos, o lo que es lo mismo, algo más de claridad. Llegaba el primer gol local en una buena acción colectiva sobre el minuto 3, en un balón interior que metía Forga, y que él mismo recibía de cara para mandar de puntera el balón a la red.

 

El equipo no se descomponía y seguía dando la cara. Mezclando buenas transiciones, y en otros momentos apretando los dientes en cada defensa. Delante había jugadores con mucha calidad y los nuestros no se arrugaron para nada. Sala 10 dominaba pero sus acciones terminaban con golpeos accesibles para Javi que se mostraba bastante seguro a pesar de tener trabajo. Cada acción de estrategia era una lección en defensa para los nuestros ya que todas las jugadas tenían varias posibilidades para el sacador, y distintas variantes. Me gustó el rival.

 

Mediada la primera parte subíamos la presión a campo contrario, y por momentos, Sala 10 dudó, aunque tampoco tuvo miedo a mandar algún balón directo a nuestra área ante nuestras defensa alta. Con la presión, nos sacudimos el control posicional del rival, pero restamos energías a nuestras acciones ofensivas. Cuando parecía que el primer tiempo terminaba con 1-0 a favor de los locales, un saque de esquina terminaba en nuestra portería tras una volea desde los 12 metros que se colaba por la escuadra de nuestra portería. Gol de bandera... en esa acciones sólo se puede aplaudir. Golazo.

 

Descanso y refuerzo para el grupo. Estábamos jugando a una intensidad nueva, con un par de bajas, y con un gran contrario ante el que se dio la cara. Insistimos en presionar, ajustamos la defensa en acciones individuales del contrario y las salidas presión, e invitamos al equipo a ser más descarado ya que no perdíamos absolutamente nada.

 

Iniciábamos bien el segundo tiempo con alguna oportunidad a favor bien desactivada por la portería rival y también con alguna transición rápida en la que no acertábamos a dividir. El ritmo seguía alto, y en ese sentido, los nuestros sufrían. Sobre el minuto 7 encajábamos el 3-0 tras un error en un despeje y a los dos minutos el 4-0 en otra acción algo débil en defensa. Si el rival es superior, y le regalamos algo, lo normal es que te mate. Tiempo muerto, y 11:30 minutos por delante en un partido donde difícilmente íbamos a rascar. Pero teníamos que decirle al rival que íbamos a insistir hasta el final con independencia del marcador, y por eso salimos de cinco. No fuimos muy efectivos, o no todo lo que nos hubiera gustado, ya que sólo logramos marcar un gol, pero por lo menos nos sacudimos el acoso rival. A pesar de presionar ambos equipos, evidentemente Sala 10 tuvo más instrumentos para retrasar nuestra defensa y meternos casi en nuestra portería en sus circulaciones. De hecho, Diego mostró mucha oposición, lastima los goles que encajamos.

 

Los minutos finales tuvimos más balón, y jugamos ya sin el miedo del marcador y al rival. Amir hacia el gol del honor, y además, gozamos de varias ocasiones claras que Adrián desactivó gracias a sus buenas cualidades. De ahí al final alguna opción de marcar para Sala 10, y en definitiva, creo que un partido bonito de ver por el ritmo e intensidad mostrado por los chicos.

 

Pitido final y deportividad absoluta. Sala 10 toma ventaja en la tabla con tres puntos merecidos pues fue superior, y los nuestros jugaron un partido que seguramente no habían jugado antes incluso presentando bajas. Se luchó hasta el final aun estando lejos en el marcador. Hicimos muchas cosas bien que tenemos mantener los próximos sábados. Seguimos trabajando, creciendo, y con un grupo unido... lastima la música que ponen en el vestuario (llevo dos cajas de aspirinas gastadas ya y estamos en noviembre). Veremos hasta dónde llega el equipo, de momento, orgullosos del grupo.

 

La semana que viene, nos visita Tauste, en un partido que será complicadísimo.   

 

Juancho

Jor 8ª. Patatas Gómez Sala 2012 3 - Gran Vía 83 3

Cada vez que recuerdo que hay 8 descensos esta temporada y que quieren equiparar esta competición de JDH a la 2ªB me da la risa...y digo esto por todo lo que veo cada sábado. Contrarios que se presentan sin segunda equipación cuando juegan fuera de casa -Calatayud nos comentó que las cinco primeras jornadas se cambió tanto en casa como fuera, y nosotros nos cambiamos en casa con ellos-; más de un equipo que no da el horario en el plazo estipulado (los viernes de la semana de antes); delegados/entrenadores de pie, sin acreditación, dando instrucciones; y árbitros que no indican las incidencias ocurridas durante el encuentro en el acta por no perjudicar a algún equipo, por no crear precedentes... o enfrentamientos. No quiero llevarme mal con nadie, tampoco busco amigos, simplemente digo que hay normas, y que todos, también yo, las tenemos que cumplir. En caso de inobservancia, lo ajustado sería una sanción, para todos.   

 

Cada vez que pienso que paso el sábado por la tarde en algún pabellón de Aragón, en vez de estar con mi mujer y mi hija, sinceramente, se me mueve todo a nivel personal. Sólo salvo a mi grupo de jugadores que son unos chavales estupendos, que hacen todo lo que les decimos, y que me consta que se vacían por hacer las cosas bien; y por supuesto a gente como José Luis, Antonio, y Alfonso que hacen posible que el equipo funcione. Sólo esto justifica mi presencia cada sábado...el resto, es para irse a casa.  

 

Dicho esto, del rival me gustó su parcela individual: cuatro o cinco chicos con cualidades individuales destacables, y con un buen portero. Creo que competimos porque fuimos mejores como grupo, a nivel colectivo,  porque a nivel individual quizá ellos eran más definitivos. En el primer tiempo hubo oportunidades para ambos equipos pero Gran Vía supo optimizar nuestros errores en la salida de balón. Cuanto más favorable se pone el juego para los nuestros, más conseguimos complicarnos la vida, ya que no tenemos todavía la capacidad de decidir adecuadamente. Todavía falta mucho entrenamiento. Tras robo cercano a nuestra área, una mala defensa del balón generaba un balón suelto y un disparo de media distancia que suponía el 0-1 para los visitantes. Diego no pudo hacer nada, pero creo que en líneas generales cuajó un muy buen partido.

 

El equipo tuvo más peso en el juego y mostró más ideas que el rival a nivel colectivo, que únicamente se centró en llevar el balón a zonas de banda y buscar acciones individuales, que no es poco. Ciertamente, generaron peligro fruto de nuestras defensas algo blandas, pero en ningún caso mostraron capacidad para superarnos a nivel colectivo salvo en esa parcela. Por el contrario, los nuestros hacían daño con la circulación del balón cuando conectaban adecuadamente (también hubo errores groseros en la apertura), y sobre todo cuando el balón era trasladado de banda a banda. En esas situaciones, Gran Vía no era capaz de girar su defensa, y toda la paralela contraria quedaba completamente abierta para explotarla, si bien los nuestros no eran capaces de aprovechar dicha circunstancia a pesar de generar 3 o 4 oportunidades de gol muy claras.

 

Descanso, y derrota parcial una vez más ante un equipo similar al nuestro con matices. El grupo había trabajado bien, con errores evidentemente, pero teníamos dos problemas fundamentalmente: primero, nuestra capacidad de decidir correctamente; y dos, las defensas individuales. Creo que el equipo entendió el mensaje del descanso y el trabajo del segundo tiempo fue notable.

 

Salimos a por el partido y Gran Vía no estuvo cómodo en todo el segundo tiempo. Tan sólo su jugador nº 5 y su nº 7, jugador zurdo, les mantuvieron en el partido. Pablo igualaba a uno en un balón suelto, remachando una buena volea al borde del área a los cuatro minutos de iniciar. Daba la sensación de que éramos más grupo pero cada acción individual suya nos ponía en tensión, a pesar de que en el segundo tiempo el equipo se aplicó en defensa. 

 

El 1-2 llegaba en una acción absurda. El árbitro -que no lo hizo mal a pesar de cometer errores puntuales, y así se lo dije al final del partido de manera educada- señalaba falta en una acción que era banda, y digo esto porque pasó a 15 centímetros de mi y él estaba en la banda contraria. Saque rápido del rival ante el desconcierto general de los locales -no sabían si había pitado banda o falta- y gol de Gran Vía con todo el equipo parado. Eso es lo peor que le puede pasar a un equipo, ya que creo que descolocó a todo el grupo durante unos instantes. Afortunadamente, Lito mediante un gran remate en la frontal del área a los 30 segundos del gol rival hacia el empate en el marcador. 

 

Gran Vía empujaba en acciones puntuales -incluso tiraron un balón al palo- y lo nuestros mostraban un descaro mayor que otras semanas. Fruto de ello, Pablo, de tiro cruzado, lograba el 3-2 tras impactar el balón en palo. Quedaban 7:30 para el final y tocaba gestionar un nuevo marcador a favor. La sensación era de que Gran Vía buscaba el empate con más corazón que juego pero con el balón en nuestro poder, su presión no nos hacía daño. Y así, una acción arbitral condicionaba el partido: contra a nuestro favor frenada en falta visitante no señalada en media pista, y robo que generaba una superioridad visitante y el empate del rival. Insisto, para que quede claro, me gustó el árbitro -de lo mejor que he visto este año- pero tanto en el 1-2 como en el 3-3 nos perjudicó severamente. Dejó seguir acciones que eran falta a nuestro favor, no acumuló, y en cambio a los nuestros les pitó absolutamente todo. Creo que este chico lo puede hacer mucho mejor, por condiciones, por gestión de partido, y por lo correcto que se mostró durante todo el encuentro. Una buena noticia para el arbitraje y para la liga, a pesar de los errores que tuvo el sábado.

 

Con el empate a falta de 4:30 planteamos la posibilidad de ir de cinco, pero lo cierto es que de cuatro el equipo estaba bien. De hecho, la última acción del encuentro fue una doble oportunidad para Javi Sanz dentro del área sobre la bocina, sin poder hacer el 4-3 que en mi opinión, hubiera sido lo más justo. Buenas individualidades en el rival que sin duda les darán puntos en una competición que cada día la veo más igualada.  

 

Me quedo con la reacción del grupo, con el trabajo del segundo tiempo y con la piña que somos. Estos chicos tienen mucho más y espero que ellos se den cuenta de ello. Nosotros estaremos para decírselo cada entrenamiento y para hacer que el grupo siga progresando. Por lo demás, días como el sábado me alejan de este deporte que tanto quiero, que me ha dado tanto, pero quizá en la actualidad me quita de lo más importante.   

 

La semana que viene toca disfrutar y aprender de uno de los mejores equipos de la categoría, Sala 10. Un servidor estará atento para aprender todo lo que pueda. No podemos encarar el partido de otro modo. Eso sí, durante la semana toca currar.

 

 Juancho

Jor 7ª. Corazonistas 5 - Patatas Gómez Sala 2012 3

Se nos escapó el partido en los seis últimos minutos, y quizá, les dimos aire con nuestro tiempo muerto. Con portero jugador, Corazonistas volteó el marcador y demostró que en este deporte cinco minutos son un mundo.

 

Abrían fríos los locales el partido, quizá porque algunos de sus mejores jugadores no entraron de inicio, y sí lo fueron haciendo con las primeras rotaciones. Los nuestros bien plantados en media pista, concentrados, y aprovechando todo lo que nos iban concediendo el equipo local que estaba un poco con la empanada. A los 30 segundos un robo y una conducción colocaban a Pablo en zona de disparo en 12 de metros desde donde soltaba un latigazo que suponía el 0-1.

 

Corazonistas comenzaba a despertar, pero sus acciones terminaban en disparos lejanos o laterales que no hacían daño al equipo. En cambio, cada robo nuestro era una salida con espacio y con peligro. Conducciones de Josema, Diego, Pablo o Javi Sanz nos generaban oportunidades, y entre otros, un disparo de Les al palo. Los locales iban subiendo el nivel y comenzaban a llegar sus primeras oportunidades, algunas de ellas tras jugada de estrategia en saques laterales. Si nuestro gol había llegado en un error suyo, no íbamos a ser menos nosotros. Córner a favor que terminaba en gol del rival (1-1). Sacábamos el balón a zona de 12 metros para golpear y teniendo espacio para controlar buscamos un disparo de primeras que se convierte en un tiro defectuoso y en una opción de contra (2 para 1) que los locales no desaprovechaban. Empate, y aún así el equipo estaba bien, no se venía abajo. Quizá en algunos momentos nos costaba enlazar,  pero cuando lo hacíamos, llegábamos fácil a zonas de peligro. Sinceramente, creo que ha sido uno de los partidos donde más opciones de gol hemos tenido.

 

El equipo estaba enchufado a pesar de las tablas, la intensidad era buena y tras el empate, decidimos ir a presionar en busca del error local en su apertura. Aunque Corazonistas no estuvo cómodo, no generamos ninguna situación propicia para marcar tras robo.

 

Tiempo de descanso, y partido completamente abierto e igualado. Más balón para ellos, quizá más incisivos nosotros. Ajustamos algún matiz en los saques de banda, de la salida de presión, y sobre todo, de la disposición defensiva. Y tras la reanudación, los ajustes funcionan. El equipo presentaba mayor profundidad, y comienza a enlazar acciones colectivas positivas. Mas seguros con la bola y con mejor ocupación de espacios, conseguimos que Corazonistas se empiece a precipitar.

 

Diego en una grandísima acción individual (conducción por la calle central salvando tres contrarios y finalizando) hacía el 1-2, y Villu finalizaba una gran transición colectiva en el segundo palo consiguiendo el 1-3.  A falta de 11 minutos el partido se ponía de cara, pero quedaba un mundo. Corazonistas estaba descentrado, y en parte, tuvieron suerte porque no supimos decidir en algunas acciones de 3 para 2 muy claras para nosotros. Fruto de los nervios, un jugador local veía la segunda tarjeta, disfrutando el equipo de 2 minutos con superioridad. Y no lo hicimos nada mal. Generamos un par de ocasiones claras, pero no éramos capaces de aumentar la ventaja. Si alguien nos vio en Hijar hacer el 4 para 3, y nos ha visto en este partido, desde luego la diferencia es sustancial.

 

Pasaban los minutos y Corazonistas apretaba pero desde el descontrol y los nervios. Entonces llegaba el tiempo muerto a falta de 6:30. El equipo estaba sufriendo y la idea ajustar la salida, cortar un poco el ritmo del rival y mandar un mensaje positivos, pero quizá nos adelantamos un poco, y les dimos aire ya que ellos habían pedido el suyo.

 

A partir de ahí, Corazonistas se lanzó a por el partido de cinco, logrando su objetivo. Dos circulaciones de balón fueron bastante para igualar el partido. No creo que el equipo defendiera mal en relación a lo táctico, al posicionamiento, pero sí nos faltó intensidad, o aire, o gasolina. Llegamos tarde a los balones filtrados a las esquinas, tampoco taponamos las diagonales, y por supuesto, no cerramos el segundo palo, o por lo menos no con la velocidad que requieren las defensas en estas situaciones de juego. No es que no lo hiciéramos, es que fuimos lentos. En Hijar fuimos leones en el 5 para 4, pero el domingo nos faltó pulmón, o serenar los nervios. Llegábamos tarde a dos acciones, y Corazonistas las transformaba en gol con mucho temple.

 

De cuatro, y con el mazazo en el cuerpo, los locales se sacaban una conducción y un buen disparo desde la frontal a falta 1:50 para ponerse 4-3. Activamos el juego de 5 inmediatamente, pero los nuestros estaban algo noqueados. Aún con todo hacemos cuatro o cinco circulaciones generando una acción de remate muy clara dentro del área donde Villu no llega a rematar lo que podría haber sido el empate a 4. Ya sobre la bocina, Corazonistas hacia el quinto con nuestro portero fuera de sitio.

 

Felicitar al rival por los tres puntos, no podemos hacer otra cosa. Esto es opinión, pero creo que el grupo ayer merecía más por el computo general del partido y por la evolución que están afrontado los chicos. No hemos ganado, pero el equipo va tomando algo de forma y eso es únicamente mérito de ellos. Lo bueno de la competición es que cada semana te da una nueva oportunidad. Me quedo con lo mucho de positivo que hubo en el partido, y sobre todo con la piña del grupo, de TODO EL GRUPO. Cuando se celebra un gol se ve la fuerza de un grupo. Me gustó lo que vi tanto en pista como en el banquillo, y mucho. Toca preparar el partido contra Gran Vía en casa que sin duda será dificilísimo, una vez más.  

 

Juancho

Jor 6ª. Patatas Gómez Sala 2012 2 - Peña La Unión Calatayud 2

Partido muy igualado en casi todas sus fases y con un final emocionante donde el equipo logró un punto casi sobre la bocina. Nunca había tenido segundo entrenador, y tengo que decir, que estoy tratando de aprovecharlo todo lo que puedo. Con el empate a 2, a falta de 23 segundos para el final, y saque de banda a favor, miré a José Luis, y me dejó bien clara su opinión. Jugamos de cuatro hasta el final y el marcador ya no se movió. Quizá, si hubiéramos jugado de cinco hubiéramos palmado... Gran verdad esa de que ven más cuatro ojos que dos. 

 

Dicen que al año que viene quieren igualar la Juvenil División de Honor a la 2ª B y lo cierto es que el equipo contrario –buena gente, por cierto- me comentaban antes de empezar que se están cambiando de ropa tanto en casa como fuera porque el rival no tiene segunda equipación o coincide.. ¿os imagináis hacer 300 kilómetros y llegar allí y jugar todos de blanco o que se cambie el equipo local? y ¿por qué los árbitros no lo ponen en las incidencias? En fin, queremos ayudarnos, pero hacemos de nuestro deporte un gran ferial, con un coste muy elevado. A partir de ahora, cuando mandemos el horario, con el formulario normalizado de turno, además de poner el color de nuestra equipación pondremos una nota: *en casa no nos cambiamos de equipación, traigan otra, por favor. 

 

Por cierto, sigo pensando que falta un árbitro, lo que pasa en la banda contraria donde no está el colegiado es un cachondeo: las fueras, las faltas, en fin...con el consiguiente compromiso del mesa que las bandas sí las señalas y las faltas, no. Nos iremos acostumbrando, no queda otra.  

 

Dicho esto, el árbitro no tuvo una gran incidencia, salvo errores humanos, claro. Calatayud abrió con algo de más peso en el juego pero creo que vivieron de nuestros errores en el primer tiempo. Con la posesión no nos hicieron daño y los chicos defendieron bien. Con el paso de los minutos, los nuestros se iban soltando. Hemos mejorado la circulación y eso poco a poco nos va acercando a la portería contraria pero nuestras finalizaciones siguen siendo muy amistosas. No tuvimos ocasiones clarísimas, pero sí disparos muy claros desde distancias de 7/8 metros en carrera y sin rivales taponando. 

 

Pero en dos minutos Calatayud rompía la dinámica del partido. Dos buenos robos a falta de 5:30 y 3:30, o dos malas interpretaciones del juego por parte de los nuestros, generaban dos situaciones idénticas. Dos contra nuestro portero y gol. Primero una pérdida en banda y luego una decisión errónea tras conducción por la zona central situaban el marcador en 0-2. Ya habíamos regalado una falta indirecta al borde del área previamente que hubiera sido un mazazo de terminar en el gol. Hay que limitar este tipo de errores si queremos competir. 

 

El equipo lo intentó hasta el final del primer tiempo pero lo cierto es que sin acierto. Sabíamos que Calatayud nos iba a esperar, y que mordería en momentos puntuales, e incluso habíamos hablado cómo solventar esas situaciones, pero luego en juego real no fuimos capaces de aplicarlo. De nuevo derrota parcial, y de nuevo sin sensación de haber sido inferiores. Ajustamos algunas cuestiones y a jugar. 20 minutos por delante y 0-2 no es nada a este deporte. 

 

Y así fue… iniciamos fuertes y creo que Calatayud se vio sorprendido. Manteníamos la presión alta con la que habíamos concluido el primer tiempo y lo cierto es que Calatayud no acertaba o no podía tener continuidad. Nuestras transiciones eran buenas, pero seguíamos sin pólvora en las ocasiones que generábamos que seguían sin ser clamorosas. 

 

Por el contrario, Calatayud con menos balón que en el primer tiempo disponía de dos muy buenas ocasiones. La primera una gran acción individual que finalizaba con el balón en nuestro larguero; y la segunda un disparo de 10 metros que tras dar en el larguero, al parecer, botó dentro de nuestra portería pero Javi estuvo listo, atajó y sacó. El árbitro, a pesar de las protestas visitantes dejó seguir el juego y la jugada quedó en anécdota. Puede que entrara, pero no lo puedo asegurar. Algunos me dicen que sí, y es posible -estoy casi seguro- pero el árbitro también juega a pesar de ser injusto, es parte del juego. 

 

Con esa situación, y atravesando nuestros peores minutos, paramos el partido a falta de unos 9 minutos. Había que probar a hacer algo distinto si queríamos puntuar. Tiempo muerto para ordenar el juego de cinco y para decirle al equipo que aún queda tiempo y que es posible rascar algo positivo. No sé si los chicos se lo creyeron o no pero lo cierto es que el resultado final fue de empate a dos. Lográbamos el 1-2 con el juego de cuatro, obra de Diego en una acción algo rara, y a falta de 30 segundos, Les hacía el empate jugando de cinco. 

 

No lo hicimos mal jugando de cinco pero quizá el balón corrió un poco lento y también tuvimos algunos errores groseros en la circulación. La defensa contraria no demandaba una gran movilidad y si lográbamos llevar el balón a la línea de fondo, en esa vuelta íbamos a tener opciones y así fue. 

 

Final del partido y reparto de puntos, justo o no. Supongo que para los visitantes un mazazo pues lo tenían ganado, y además, con el gol fantasma supongo que pesará más. Suerte para lo que queda de temporada. 

 

Para los nuestros, un punto más. Nos sigue faltando un mundo a pesar de haber sumado en las dos últimas jornadas. En cada partido, aparece una situación nueva que no hemos trabajado, que nos genera problemas, y para la que no tenemos los instrumentos adecuados o si los tenemos nos cuenta interpretar... pero la realidad es que no tenemos tiempo para todo y que esas circunstancias son las que empujan al aprendizaje.  Así que toca seguir. Hay un gran grupo y jugadores para trabajar. Vamos a seguir empujando más todavía. La semana que viene Corazonistas.  

 

Juancho

Jor 5ª. Gallur 2 - Patatas Gómez Sala 2012 3

Primera victoria y primeros tres puntos para el equipo que sin duda nos van a dar un plus de energía a la hora de seguir trabajando. Partido duro, partido intenso y creo que partido emocionante de ver. El primer tiempo estuvo marcado por la igualdad en el juego y, sobre todo, por las numerosas oportunidades que tuvieron ambos equipos. Y una segunda parte, donde nuestro equipo tuvo que trabajar de lo lindo y, por momentos, defendernos como pudimos ante las acometidas locales.

 

Iniciaba el partido con un equipo local vertical, con algo más de iniciativa en el juego, y con nuestro equipo bien plantado en media pista. Quizá algo tímidos con el balón pero cuando conseguíamos enlazar la sensación era de que podíamos generar situaciones de peligro. Trascurridos cuatro minutos una mala circulación de balón ante la presión rival se convertía en una pérdida al lado de la línea de banda que el capitán local no desaprovechaba para culminar en gol con un fuerte disparo.

 

El equipo se fue templando con el paso de los minutos, y a pesar del peligro del rival, estábamos fuertes en defensa. Un par de acciones de estrategia nos proporcionaban nuestra primeras opciones, y finalmente, Pablo hacía el empate a uno a la salida de un córner sobre el minuto 8. El gol nos subía la moral, tanto que en cuestión de 10 segundos, Pablo robaba en una mala apertura local y dejaba sólo a Diego delante del portero quien definía con calidad ajustando el balón al palo. En 20 segundos habíamos dado la vuelta al marcador. Una situación nueva para nosotros ya que aún no habíamos ido por delante en el marcador en las cuatro jornadas disputadas. Sin dominar el juego, sí es verdad que el equipo tenía el balón con sentido, y gestionaba las posesiones con inteligencia. Atacando cuando había espacios y renunciando a ello cuando no era posible.

 

Hijar quería al empate pero Diego con buenas intervenciones y algún palo, les privaba de la igualada. Incluso nos tiraron un doble pero de nuevo Diego estuvo en su sitio. Tengo que decir que me gusta la intensidad de mi equipo en defensa, pero a veces el criterio arbitral es ridículo y otras, somos algo pardillos... hicimos 13 faltas en todo el partido. No pegamos tanto seguro -somos de primer año la gran mayoría- y somos bastante nobles, pero claro, los criterios son los criterios. Sinceramente, un árbitro en esta categoría es insuficiente.

 

Descanso y victoria parcial con muchas lecturas. Buena defensa, buena presión en los minutos finales que rebajó la capacidad de creación del contrario, y sobre todo, estábamos mirando la portería contraria con más profundidad que otros días. Pero sin dejar pasar que el rival debería haber marcado algún gol más por las ocasiones que tuvo a su favor. 

 

El segundo el tiempo iniciaba con una intensidad local sobresaliente. Nos metieron en nuestro campo, y todas sus acciones eran verticales y con velocidad. Buscaban llegar pronto a zonas calientes e intentaban finalizar buscando el empate. Aguantábamos cuatro minutos achicando balones y peleando cada acción, pero sin nada de balón. Aún con todo buscábamos presionar en campo contrario ya que había sido efectivo al final del primer tiempo pero la intensidad rival era suficiente para superarnos. Una falta mal pitada en contra -en mi opinión faltita-, se convertía en la antesala del empate. Tras la ejecución y con Javi ya superado, Pablo se marcaba una parada espectacular cuando la bola ya entraba. La consecuencia: penalti y tarjeta roja por mano.

 

Por supuesto, Híjar materializaba el penalti, y el 2-2 era una realidad. A los dos minutos parábamos el partido, para ajustar la salida de presión y para mandar un mensaje positivo al grupo: estábamos empatados y quedaba mucho partido a pesar de que la sensación era de que estábamos lejos en el marcador. Teníamos que aguantar el chaparrón y esperar a que el partido cambiara. El tiempo transcurría, las ocasiones locales se sucedían, algún palo, buenas intervenciones de Javi e incluso, dos dobles fallados. De vez en cuando dábamos algún zarpazo con bastante peligro pero éramos incapaces de darle al juego lo que necesitaba: alguna buena posesión. No es que los chicos no lo intentaran, era el rival quien no nos dejaba y además, todavía nos faltan instrumentos para gestionar estas situaciones tan complicadas. En alguna ocasión conseguíamos conectar con nuestro pivot, volver al balón hacia atrás, y dar 6/7 pases seguidos que nos daban la vida y nos permitían tener algo de balón. Seguíamos con la presión en campo rival y fruto de una decisión algo loca, Les y Lito presionaban al portero contrario y generaban que fallara estrepitosamente, dejando el balón en pies de Les que asistía a Lito para hacer el 2-3 a puerta vacía.

 

Restaban 11 minutos para el final, íbamos por delante y los locales lo iban a intentar todo. Nos defendimos con 5 faltas en contra, y lo hicimos con un mérito tremendo, pero creo que tuvimos algo de suerte. Entre el 5:30 y el 3:30 para finalizar, gozamos de un 4 para 3 a favor por expulsión de un jugador local por simular una falta, pero nuestra gestión de la situación fue horrorosa. Pudimos matar el partido, pero no. Tímidos, sin intención y por momentos, parecía que podría venir el empate antes que el gol que hubiera cerrado el partido. Gozamos de dos acciones claras en el 4 para 3 pero no logramos marcar y en líneas generales, se nos vio inseguros con la pelota. Los tres últimos minutos fueron un asedio local jugando de 5 pero la realidad es que estuvimos bien plantados y practicamente no generaron peligro. Pasamos tres eternos minutos defendiendo, intentando salir con espacio sin éxito y el trabajo de los chicos tuvo una gran recompensa en forma de tres puntos. 

 

Sumamos por primera vez después de cinco jornadas y nos demostramos que podemos ganar partidos, aunque insisto en que tuvimos un gran rival delante que quizá mereció más (seguramente la victoria) que nosotros en muchas fases del segundo tiempo. Nos agarramos a la pista con uñas y dientes, y sinceramente esa actitud sumada a determinadas acciones que fuimos capaces de ejecutar, me hacen estar muy  contento por los chicos. Se lo dije al grupo: esto es para ellos. Si ellos quieren, el equipo querrá. La imagen de todo el grupo abrazado al final del partido tiene que ser la base de esta temporada. Esta semana recibimos a Peña La Unión. Toca trabajar más y mejor durante la semana.

 

Juancho 

Jor 4. Patatas Gómez Sala 2012 1 - Pinseque 5

Repaso el marcador, analizo el juego del equipo este sábado y creo sinceramente que la distancia no es tanta con el rival, pero claro, competir es otra cosa. Mucha razón tenía Luis Aragonés en aquello de el otro fútbol, en este caso traído a nuestro deporte. A pesar de la derrota, creo que hemos dado un paso adelante y en el cuerpo técnico estamos contentos por ello. Debemos insistir.

 

Nos visitaba un equipo con una gran trayectoria en la categoría y que siempre ha tenido grandes plantillas y jugadores. Y el sábado se presentó como un equipo interesante con tres jugadores de pista con un buen nivel técnico y con un buen portero bajo palos. Dicho esto, creo que de nuevo el rival no nos pasó por encima ni mucho menos. De hecho, en muchas fases del partido, Pinseque no encontraba soluciones.

 

El inicio fue muy igualado, quizá con más claridad de ideas por parte de los visitantes. Nuestro juego tenía más profundidad que otros días pero nuestra lejanía en los apoyos a la hora de abrir las jugadas nos restaba continuidad. Si a eso le sumamos que Pinseque aplicaba una presión alta el resultado eran continuas pérdidas mediante balones largos. En defensa estábamos correctos pero Pinseque buscaba grietas con un juego con mucha intención dirigido por su jugador nº 7, y con acciones individuales por banda. Según iban pasando los minutos y salvadas un par de situaciones comprometidas para los nuestros con alguna buena intervención de nuestro portero, los chicos comenzaban a interpretar el partido y conseguíamos situaciones más favorables para abrir el juego. Apoyos más cercanos y con mejores líneas de pase hacían que comenzáramos a penetrar la zona defensiva visitante, y eso sumado a algunas buenas conducciones de Javi Sanz y Diego, nos acercaba a zonas de peligro pero no éramos capaces de finalizar con intención y agresividad.

 

Por el contrario, una buena acción de los visitantes se convertía en el 0-1. Regate en banda y buen balón al segundo palo que quizá podríamos haber defendido un poco mejor pero que en todo caso es una acción meritoria para el rival. Seguimos jugando con cierta soltura y mirando la puerta contraria, pero un nuevo error en una conducción por la calle central genera una contra rápida a favor de Pinseque que aprovecha para marcar el 0-2. Paramos el partido, ajustamos la apertura, y decidimos ir a presionar. Y el partido cambió.

 

A pesar de ir perdiendo 0-2 las sensaciones eran positivas, y se intuía que había partido. Nuestra presión desajustaba a Pinseque que sólo era capaz de salir tirando el balón al área contraria directamente por parte de su portero, pero con mucho peligro ya que nos ganaban la espalda y además, sus jugadores tenían gran calidad en el remate. Aún así teníamos el peso y dominio del partido pero un nuevo error en un despeje tras haber realizado un repliegue defensivo muy meritorio generaba una situación clara para un jugador rival que se convierte en el 0-3. Afortunadamente, el equipo no se descompuso y en los últimos minutos del primer tiempo buscó acortar distancias sin tener éxito a pesar de rondar la portería rival. 

 

Difícil papeleta en el descanso para el cuerpo técnico ya que, ¿cómo le dices a tu equipo que han jugado los mejores 20 minutos de la temporada cuando vamos perdiendo 0-3? Pues así era. Muchas cosas positivas para un equipo como el nuestro totalmente nuevo y sin experiencia en la categoría. Insistimos en presionar, insistimos en la colocación del equipo en las aperturas, anunciamos la posibilidad de ir de 5 e incidimos en el posicionamiento inicial de la defensa para evitar los balones largos de su portero.

 

Abrimos el segundo tiempo y, de nuevo, las sensaciones del partido eran positivas. Pinseque no estaba cómodo -supongo que se acomodaron con el marcador- y sus mejores jugadores a pesar de realizar acciones puntuales brillantes no terminaban de romper el partido. Por nuestra parte, buena circulación de balón, con profundidad e intención. Gracias a ello, acortamos distancias tras una jugada colectiva de gran merito, y demostramos que había partido pues solo habían transcurrido tres minutos del segundo tiempo.  

 

Jugamos buenos minutos pero no logramos hacer el 2-3 que nos hubiera dado vida, y de nuevo un fallo evidente en la apertura del juego (un pase hacia atrás blando y mal ejecutado) es interceptado por un jugador rival y finalizado en gol tras 2 para 1 contra nuestro portero. Pinseque te mata si puede, es lógico: 1-4. Restaban 10 minutos y tras pedir tiempo muerto, vamos de cinco en situaciones favorables para ello.

 

Sinceramente, creo que hicimos más daño jugando de 4 que de 5, pero las urgencias en este juego, invitan a ir de cinco. No fue nuestro mejor día en esta faceta. Quizá algo lentos en la circulación y tímidos en el posicionamiento. No terminamos de encontrar espacios, aunque rematamos en un par de ocasiones con peligro. El paso de los minutos, el portero jugador de Pinseque para rompernos el ritmo y una expulsión en contra (error del colegiado ya que expulsó a nuestro jugador por doble tarjeta cuando la primera tarjeta él no había cometido la falta si no otro compañero) generó que Pinseque hiciera el 1-5 con superioridad de 4 para 3. Insistimos hasta el final y de nuevo 4 para 4 tuvimos alguna opción pero ya no hubo tiempo para más.

 

Analizando los goles rivales, sólo el primero y el quinto se lo cocinaron ellos (con superioridad). El resto son regalos de la casa fruto de nuestro aprendizaje y de nuestro periodo de formación pero esto es parte de la competición. Por supuesto, felicitar al rival por los tres puntos.

 

Para los nuestros, tenemos que continuar. Aún sin errores, no sé si hubiéramos llegado a rascar algún punto, ya que supongo que Pinseque se habría adaptado al partido. Tenemos que estar concentrados, trabajar duro todos los días y ponerle todas las ganas del mundo...y aún así, será complicado competir porque influyen un montón de factores. Tenemos que ser capaces de superar errores individuales y colectivos, y sobre todo no machacarnos por el error durante el partido porque lo estamos tirando a la basura. El juego va rápido y no hay tiempo para eso. EN ESTE EQUIPO ESTÁ PERMITIDO FALLAR, sólo así se progresa. 

 

Seguimos trabajando esta semana para crecer. El cuerpo técnico tiene cuerda para rato (iniciamos octubre), así que el quiera mejorar, ya sabe... Híjar será el siguiente examen. Habrá que aplicarse muy mucho ya que será muy complicado. 

 

Juancho 

Jor 3. La Almozara 6 - Patatas Gómez Sala 2012 2

Nueva derrota y quizá algo esperado dentro del proceso de construcción que estamos viviendo. Sinceramente, creo que vamos mejorando pero en la competición influyen tantos factores que quizá estar mejorando no alcanza para ganar los partidos. Por eso, sólo podemos apretar los dientes, ser conscientes de que tenemos que mejorarn y reforzar lo que hacemos bien. 

 

Tres partidos en uno el de este sábado. Una primera parte igualada, sin muchas ocasiones para ambos equipos, pero con un equipo local más asentado, creo que con más soluciones a nivel individual, y con algo más de energía y vigor para competir. El 1-0 fue consecuencia de una buena circulación de balón local, donde tras un corte diagonal, una pared de primeras dejó a un contrario mano a mano contra Javi sin que este pudiera hacer nada ante su disparo cruzado. Acción acertada, y complicada, que ya no volvería a repetirse ya que esa pared de primeras sale 1 de 10 veces que se intenté. Gol meritorio para los locales por la rapidez de la ejecución. 

 

El partido transcurría igualado. La Almozara con posesiones sin mucho peligro, pero muy cómodo, y los nuestros con muchos problemas en la apertura de la jugada en media pista. Lejos del rival, cortes previsibles, poca profundidad, apoyos lejanos... vamos, un regalo para la defensa local. Cuando conseguíamos profundizar, finalizaciones tímidas con pocas opciones de marcar. Creo que sufrimos más con balón que sin él, así que toca trabajar. Casi finalizando el primer tiempo y en un mal despeje en zona de 10 metros - no terminamos de sacar el balón-, la pelota acabó en nuestra red suponiendo el 0-2. Mucha igualdad, pero marcador a favor de los locales que sin muchos lujos, merecían ir por delante.

 

Descanso, y comenzaba el segundo partido donde en mi opinión, y ya tengo muchos partidos vistos, el árbitro fue protagonista. Penalti a los 50 segundos del inicio que suponía el 3- 0 (supuestamente nuestro portero empuja al jugador local dentro del área pequeña, y en cambio no pitó ni una falta en los saltos a balones divididos donde el uso de las manos fue desproporcionado), y al minuto nueva decisión arbitral discutible. Falta en contra en la frontal de área que en ningún caso se tendría que haber tirado porque previamente La Almozara sí había hecho falta en nuestra salida de balón. Pero de nuevo el colegiado no pitó a nuestro favor. Esa falta, de tiro directo, terminó en nuestra portería (4-0). El árbitro no supo medir los choques, no tuvo criterio alguno a la hora de pitar, pitó cuando no era falta -para compensar- y dejaba seguir cuando era evidente que había sido falta. Nervioso, descontrolado, y por momentos alterado. No sé qué hubiera pasado si le llegamos a presionar desde el banco o los jugadores desde la pista. Afortunadamente, hace tiempo que me controlo con estos temas y  mis jugadores están tan preocupados por intentar hacerlo bien que creo que no tuvieron ni energías para protestar. Mal, muy mal. De verdad.. creo que Carlos Alquezar -entrenador contrario- estará de acuerdo conmigo. No es una pataleta, es la realidad. Se le fue un partido sencillo. Ánimo sr. colegiado, todos tenemos que mejorar, nosotros también. Para eso estamos.  

 

Y por último una tercera parte del partido donde el 4-0 nos hizo jugar de 5 durante 14 minutos. No podíamos dejar ir más el encuentro, y había que meterse de cualquier manera. El partido entró en una fase loca, y por lo menos, logramos ser más incisivos. Ya habíamos salido a presionar a toda pista desde el inicio del segundo tiempo, y creo que La Almozara no encontró soluciones a nuestra presión salvo el juego directo. Evidentemente, el poso y las conducciones de sus jugadores les ayudaba en momentos de apuro, pero creo que en general, los tuvimos controlados.

 

De hecho sólo encajamos tras robo en la ejecución de nuestro portero jugador. No me gusta está alternativa del juego, lo desnaturaliza, y lo hace desaparecer pero sí que es cierto que es una opción dentro de las reglas del juego, y mientras siga, cabe su utilización. 2-2 fue el parcial con el juego de 5 (4-0 cuatro para cuatro), y los chicos no lo hicieron mal. Por momento algo lentos en la circulación, pero en algunas acciones, consiguieron mover el balón con ritmo y descolocar al rival llevando el balón al lado débil de la defensa. Seguimos sin practicar mucho esta parcela del juego por falta de tiempo pero lo cierto es que nos está dando los goles que no conseguimos en el juego de 4. Lito (5-1) y Diego (6-2)  hicieron nuestros goles pero creo sinceramente que podíamos haber maquillado un poco más la derrota.

  

En los instantes finales, tiramos un doble bien parado por su portero rival, y podríamos haber tirado más si el criterio arbitral hubiera sido el adecuado. Al final, el partido entró en una fase loca condicionado por nuestro juego de cinco, y quizá por eso y porque el rival bajo el nivel, pudimos producir más. Con independencia de la actuación arbitral que en mi opinión favoreció el tercer y cuarto gol local, creo sinceramente que La Almozara hubiera ganado igualmente el partido. Tiene tres jugadores (dos zurdos) que el sábado marcaban la diferencia en intención, fuerza, y finalización; y por eso los 7 puntos que tiene en la clasificación.

 

Nos falta todavía para poder meterle mano a algún rival, ya que aunque vayamos haciendo cosas bien, para ganar hace falta algo más: mejoramos nuestra defensa en media pista, no estuvimos mal en la presión, y el juego de cinco nos sigue aportando, pero sobre todo fuimos capaces de materializar instrucciones, y eso, siempre es interesante. Aún nos falta la salsa de este deporte: el gol. Y no sólo meterla en sí, porque eso llega o llegará, hablo de cocinar acciones que nos permitan tener la posibilidad de marcar y sobre todo, entender cómo las estamos cocinando. Entender el juego y qué tengo que hacer en cada momento. Este juego es muy bonito pero también muy complejo. 

 

Tendremos que insistir y olvidarnos de la tabla y los marcadores. Ya lo sabíamos...costará un poquito, pero acaba de empezar octubre. Tenemos tiempo y en el cuerpo técnico somos positivos. La semana que viene una nueva oportunidad de sumar como grupo: Pinseque en casa.

 

Juancho

Jor 2. Patatas Gómez Sala 2012 2 - Gallur 5

La semana había sido buena, los entrenamientos también y las sensaciones eras positivas pero la competición es otra cosa. El día que empezábamos a entrenar alguien me preguntó si quería que el equipo ganara partidos, o si por el contrario iba a buscar que el equipo jugara. Lo cierto es que no le tuve que contestar ya que creo que mi cara lo dijo todo. Buscamos un bloque compacto, con ideas y conceptos claros, y sobre todo que los chicos sepan interpretar lo que demanda cada partido...y estamos en ello. Costará, y costará más de una derrota. De momento, dos.   

 

Cada uno compite con sus armas pero desde luego nuestro equipo sólo puede hacerlo intentando jugar como grupo. No me sorprendió el rival para nada. Los conocía (por lo menos a parte de la plantilla) de hace un par de temporadas cuando entrenaba cadetes y el calentamiento confirmó mis ideas previas al partido. Me gusta fijarme en lo que hace el contrario desde el principio y se veía que iban a tener facilidad para hacer gol. El pitido inicial confirmó mis sensaciones: equipo visitante cerrado, mordiendo puntualmente, y balón para los nuestros. De corazón, pensaba que mis chicos iban a tener algo más de capacidad para atacar una defensa cerrada pero lo cierto es que no la tuvimos. Por momentos fuimos demasiado horizontales y en otros momentos nuestros cortes al espacio eran más útiles para el rival a la hora de defender que para nuestro equipo a la de atacar. Acumulábamos gente en zona de nadie, sin profundidad, dificultando aún más abrir espacios y generar líneas de pase peligrosas.  

 

No había espacio, y sobre todo, no era día para cortar. La posesión horizontal sin profundidad de los nuestros terminaba en pérdida y en alguna ocasión en algún disparo lejano. Pero tras cada pérdida, Gallur pegaba un zarpazo. De varios robos, dos goles visitantes en los diez primeros minutos. Mucha posesión y poco sentido por nuestra parte.

 

Puntualmente tuvimos espacios para poder conducir el balón con campo abierto pero el rival supo cuerpear en el límite para el árbitro, y en mi opinión haciendo faltas clarísimas, y más de una y dos incluso en la misma acción. Eso no es culpa de los visitantes que están en su derecho de defender como entiendan oportuno pero el colegiado mostró cierta pasividad a la hora de intervenir, en mi opinión, demasiada. Por supuesto, no protestamos ni nada parecido, simplemente le dimos la mano al finalizar el encuentro de forma educada y nos despedimos hasta otra, porque nos volverá a tocar otra vez.   

 

El partido transcurría sin emoción. Gallur lo tenía claro, balón profundo a su pívot, y a correr. Y los nuestros, cortando como pollos sin cabeza. Paramos el partido con el 0-2 y damos varias directrices claras y una de ellas: no cortar, y menos a la zona central. No había espacio, así que proponemos circular el balón con rapidez por fuera, avanzando hasta que el rival venga a buscarnos. Fruto de un par de movimientos hablados, los chicos generaban dos ocasiones claras pero sin acierto, y no éramos capaces de generar más porque nuestros movimientos carecían de continuidad. En cambio, en un nuevo zarpazo nos caía el tercero casi sin darnos cuenta y final del primer tiempo.   

 

Descanso, y planteamos varias formas de atacar al contrario que iniciado el segundo tiempo nos cuesta poner en marcha. Sí es cierto que el equipo mejoró sensiblemente en la apertura de la jugada, y que generamos opciones, pero no fuimos capaces de voltear un partido accesible en mi opinión, siempre y cuando hubiéramos interpretado  lo que nos pedía el encuentro y el juego. El rival activó un juego de mínimos y reservó esfuerzos para acciones puntuales. Concretamente dos: la del 0-4 que en un balón a nuestra frontal sacado por su portero, y rematado a gol tras votar. Y la del 1-5 a falta de 11 minutos que es tiro lejano sin portero que se convierte en el 1-5.

 

Con el 0-4 y ya jugando de cinco con Diego, nuestro portero, como quinto hombre, conseguimos abrir la lata a falta de 13 minutos habiendo gozado de varias oportunidades previas. Tuvimos peligro de cinco, y también fuimos algo nuevos por momentos ante un defensa débil de los visitantes. Creo que aún podríamos haber tenido más opciones si hubiéramos modificado sensiblemente el posicionamiento concreto de algún jugador (por momentos estábamos muy lejos del rival), pero claro, eso es trabajo de míster y la realidad es que se ha trabajado lo justo, así que culpa mía  por mucho que desde la banda se intenten dar instrucciones. Seguimos con fe y con más intención que nunca en todo el encuentro, y tras el primer gol de Pablo, Josema hacía el 2-5 a falta de tres minutos. Acto seguido en otra buena circulación de cinco lográbamos un penalti a favor (mano como una casa dentro del área) que no logramos materializar (cosas que pasan) a falta de dos y medio, lo que hubiera supuesto un 3-5 que seguramente hubiera comprometido a los visitantes. Se intentó hasta el último segundo pero la precipitación y la falta de información nos mataron. Ya no se movería el marcador en el Actur V. 2- 5 para el rival, felicidades por los tres puntos.

 

Toca seguir trabajando, y mucho. Hay que subir el nivel por parte de todos, y por supuesto, primero el cuerpo técnico. No es una cuestión de ganar o perder, es una cuestión de progresar, de esforzarse por ello, y de tratar de asimilar conceptos. La categoría exige más, y estamos seguro de que los jugadores nos darán más. No tengo ninguna duda. Confío en ellos. El grupo con todas sus virtudes y defectos es un grupo que muestra interés y cierta intuición que nos puede ayudar en todo este proceso. Hay que insistir.  

 

Cierro la crónica agradeciendo personalmente a la gente de Patatas Gómez -primer patrocinador del club-  su asistencia a nuestros partidos, lo que confirma su firme apuesta por el deporte en todas sus etapas formativas, y especialmente, por nuestro club. Me consta que se pudieron divertir, así que será un placer recibirles siempre que quieran. Esta es vuestra casa. Igualmente, gracias a todos los espectadores, da gusto ver así nuestro pabellón una tarde de sábado.

 

La semana que viene, La Almozara, casi nada.

 

Juancho

Jor 1. Pirineos 4 - Patatas Gómez Sala 2012 1

Empezamos mal, pero fuimos mejorando según pasaban los minutos hasta alcanzar nuestra mejor versión en el partido al finalizar el primer tiempo. La segunda parte ya fue otra historia, seguramente el marcador nos condicionó, y el tercer gol nos mató en parte, a pesar de que el equipo intentó levantarse y buscar acortar distancias sin éxito. Para tres semanas de trabajo, con un equipo totalmente nuevo, tengo que decir que las sensaciones que sacamos son buenas en líneas generales. 

 

El partido comenzó como esperaba. Jugábamos contra un buen equipo, de primer año sí, pero con unos automatismos que seguramente no tendrán la gran mayoría de los rivales. De hecho, la estrategia de mi querido amigo Samu (supongo que algo quedará también de Zapi), funcionó de tal manera que generó tres goles a favor de los locales durante el encuentro. Y no es que defendiéramos mal -quizá falto experiencia y algo de picardía-, más bien creo que el rival lo tenía bien aprendido.

 

Dicho esto no rascamos bola en los primeros 4/5 minutos... sin balón no recuperábamos y con él, teníamos pocos argumentos motivado por la distancia existente entre nuestros jugadores. Sólo podíamos competir si se daban dos premisas durante el encuentro: marcador corto, y presión alta por nuestra parte para alejar al rival de las zonas donde era más peligroso. Sin duda, creo que es un equipo con gran capacidad de abrir defensas cerradas o en media pista... así que tocaba trabajar en campo contrario.

 

Teniendo presente lo poco que hemos podido trabajar, aprobaría a mis chicos en defensa. Hubo desajustes -normal, pues aún estamos verdes- pero se suplió con mucha actitud e intuición. No nos hacían daño a pesar de llegar, salvo en los saques laterales que se generaban y un balón al poste. Y así llegó el 1-0, con un remate en el segundo palo tras saque de banda.

 

No tardamos en parar el partido, y ajustar nuestro posicionamiento en las aperturas de juego, y nuestra movilidad para salvar su presión. Creo que acertamos, comenzamos a no cortar por sistema, lo que nos llevó a estar más juntos, a generar líneas de pase más sencillas, y sobre todo, lo que sirvió para atraer al rival y generar espacio a su espalda. Según se fueron soltando los chicos, el balón duraba más y nos corría mejor. A ellos les costaba hacia atrás, y fruto de ello gozamos de ocasiones muy muy claras. Diego delante del portero en uno contra uno, Josema en dos ocasiones a dos metros de la línea de gol rematando dentro del área.. y varios 2 contra 1 tras robo tremendamente peligrosos. Pero no acertamos o su portero estuvo muy bien, igual que los nuestros que hicieron un gran partido a pesar de los cuatro goles. Creo que tuvimos algo de ansiedad por marcar, o quizá, demasiadas ganas de hacerlo bien, y en algunos momentos nos faltó tirar más.  

 

1-0 al descanso y de momento el plan funcionaba mejor de lo esperado en lo relativo al marcador. Habíamos perdonado al final del primer tiempo y el juego se había igualado algo a pesar que los locales seguían teniendo más argumentos. Pero claro, la apertura del segundo tiempo fue diferente. Lo cierto es que salimos con otra cara, creo que con más seguridad tras los  minutos finales del primer tiempo, pero lo cierto es que pecamos de inexpertos. Tras una gran combinación colectiva que nos situaba en un claro 3- 2 contra dos rivales a la altura de media pista, primero fallaba Diego al desplazar el balón y luego Pablo no estaba acertado a la hora de dividir el pase... y tras corte, Pirineos hacía el 2-0 sin haberse jugado apenas dos minutos. De una acción positiva para nosotros, pasamos al 2-0.

 

Nos costó levantar un poco la cabeza pero creo que lo logramos aunque quizá con un nivel peor que en el primer tiempo motivado por la urgencia del marcador. Conectábamos varias acciones con cierto peligro, hasta que Amir disparaba a un palo, y el rechace era recogido por Añonuevo para hacer el 2-1, quedando 11:30 por delante. 4 minutos nos duró el efecto remontada. Un saque de esquina, y un buen remate en el primer palo se convertía en el 3-1, y a continuación, llegaba el cuarto. Golpe duro para el equipo a estas alturas del proceso.  

 

Pedimos tiempo muerto, animamos, y planteamos probar de 5 según cómo transcurriera el partido. Probábamos con Josema primero y luego con Diego de portero jugador, y lo cierto es que Pirineos no sufrió en exceso, pero sí que desaprovechamos dos oportunidades muy claras para hacer gol. Con el 5 para 4 finalizaba el partido no sin que antes Pirineos pudiera haber aumentado su ventaja en algún robo sin éxito. Para haberlo practicado un día, no salió mal.   

 

Primera derrota de la temporada, o bien pensado, primer paso del camino. Crecer, hacer grupo  en lo humano y lo deportivo o competir todos los partidos son algunos de los objetivos que los chicos nos han planteado, y desde luego, este sábado se intentó y se avanzó. Estamos convencidos de que el grupo va a seguir creciendo en los entrenamientos, y que la competición nos demostrará que ese es el camino. Es importante que la competición -los puntos- confirmen el trabajo de los chicos pero es más importante que los chicos crean en una forma de lograr esos puntos, y sobre todo, que quieran ser un poco mejores cada sábado. Seguiremos jugando sin darle una importancia vital al marcador. La semana que viene Gallur nos visitará en el Actur V en una bonita tarde de fútbol sala. Os esperamos.

 

Juancho